Educación ESO

Secundaria y Bachillerato

“Nuestra mente no obtiene libertad verdadera adquiriendo materiales de conocimiento ni poseyendo ideas ajenas, sino formando sus propios criterios de juicio y produciendo sus propios pensamientos”.
Rabindranath Tagore, 1915

En esta etapa nuestros alumnos dejan atrás el niño que han sido e inician la búsqueda de su identidad como adultos. Es un hermoso momento, pero los grandes cambios que en él se suceden provocan zozobra, incertidumbre y rebeldía. En concierto con la familia, la escuela ha de ser ahora donde los valores y habilidades aprendidos en la infancia se desarrollen y consoliden, formando un carácter fuerte para así llegar a ser ciudadanos que ejerzan la libertad con responsabilidad hacia ellos mismos y hacia los demás.

Para fomentar su responsabilidad damos a nuestros alumnos la capacidad de obrar: tutelan a sus compañeros más pequeños, colaboran con instituciones diversas según sus sensibilidades y forman parte de la Asociación de Alumnos del Colegio Madrid, un espacio en el que imaginar, diseñar y desarrollar proyectos de mejora de su entorno; un espacio para trabajar la cooperación entre alumnos y escuela.

 

Así mismo entendemos el estudio de las distintas materias no solo para un conocimiento necesario del mundo, sino sobre todo para pensarlo clara, racionalmente y con independencia. Las Humanidades dan pie a nuestros alumnos a conocerse y a crear una conciencia histórica; las Matemáticas a crear hábitos de razonamiento y a desarrollar su capacidad de abstracción; las Ciencias, una visión cierta de cómo funciona el mundo y la capacidad del hombre para transformarlo y las Lenguas y las Nuevas Tecnologías, los instrumentos para participar en él.

A pesar del, cada vez más exigente programa, no descuidamos las Artes ni la Educación Física. La música, el dibujo, el teatro y la literatura tienen tan importante valor como las materias anteriores, pues con ellas nuestros alumnos aprenden a ver el mundo desde distintas perspectivas y cultivan la riqueza de la imaginación. El deporte, con una hora diaria, les ayudará a tomar conciencia de su cuerpo, a entender la importancia de las normas y la elegancia en la competición.

Creemos en la capacidad de nuestros alumnos para dirigir su propio aprendizaje y por ello nuestra metodología se asienta en la observación, la experimentación, la reflexión y el diálogo para que, con la guía del profesor, construyan su conocimiento y como decía Rabindranath Tagore sus propios criterios de juicio y sus propios pensamientos.

Educación ESO